lunes, 11 de abril de 2011

Clase en el Cánovas


Visita al teatro Cánovas con 3º A




Los siete pecados capitales

de Producciones Imperdibles de Sevilla.


Esa mañana hemos cambiado el aula por la Sala del teatro Cánovas para ver la representación de la obra "Los siete pecados capitales". Siete pecados que la compañía sevillana ha transformado en nueve pasiones humanas: Ira, Orgullo, Vanidad, Envidia, Avaricia, Cobardía, Gula, Lujuria y Pereza. Pecados del pasado y pasiones humanas de siempre que nuestros alumnos han disfrutado. Enhorabuena por el comportamiento y la participación durante la representación y en el coloquio posterior con los actores. En el teatro, en el aula, en la calle Larios, nuestros alumnos saben aprender y divertirse. Habrá más.

2 comentarios:

  1. Israel García Ramírez13 de abril de 2011, 19:09

    Con la colaboración de cuatro bailarines (Lucía Vázquez, Iván Amaya, María J. Villar y Juan Melchor), una actriz (Antonia Zurera) y un gran grupo de producción hemos podido apreciar como son los siete pecados capitales en forma de nueve pasiones humanas. Esta obra mezcla texto, movimiento, imagen y espacios sonoros haciendo que se transforme en un espectáculo bastante profesional y agradable de ver.

    Todos los actores estuvieron muy bien. Tuvieron un momento donde se desconcentraron, es el único fallo que le encuentro, pero se le puede perdonar debido a que en esta obra hace falta mucha resistencia física y ellos la tuvieron.

    Recomiendo esta obra a cualquier persona, sobre todo a los chicos que le guste la lujuria.

    ResponderEliminar
  2. Carmen Baquedano González1 de mayo de 2011, 12:27

    Realmente fue muy interesante ver cómo expresaban a través del baile cada uno de los nueve pecados, casi mejor que con las palabras. Además, la mezcla de la música, imágenes, tipos de baile, los efectos sonoros y de luces, lo hicieron todo más visual y comprensible, para dejar más claro el mensaje.

    También hay que destacar el equilibrio que había entre el texto y el baile, que estaban en una cantidad justa para no aburrir y cumplir su función. Y por su puesto la perfección de los actores al representarla a pesar de ser increíblemente difícil y requerir mucho trabajo y concentración.
    Al final, el autor expresa su opinión diciendo que todo eso aún continúa en nuestros días, de forma impactante para que reflexiones sobre ello.

    ResponderEliminar